Blog de marketingperezdeayala

¿Por qué valen tanto las grandes empresas?

Actualmente existen numerosas marcas de lujo: Gucci, Prada, Dior, Vuitton. Esta entrada va dedicada en especial a esta última, aunque hablaré de las marcas de lujo en general. Cuesta creer algunas veces que exista gente que se gaste tanto dinero en bolsos, maletas, carteras, etc. De ahí que siempre me haya preguntado cómo lo han conseguido estas marcas.

Centrándome en Vuitton, pero aplicando de manera extensiva estos argumentos, podemos observar que a lo largo de la historia estas marcas han sido percibidas siempre como productos de lujo. Vuitton fue creada en 1854, en Francia y actualmente, la marca vale unos 1200 millones de euros, casi nada. Si nos fijamos en los precios de los bolsos, por ejemplo, de un bolso de mujer de tamaño medio, sin ningún condimento más, observamos que el precio es bastante alto con respecto a lo que sería una marca considerada “no de lujo”, por ejemplo, Zara o Bimba y Lola.

Uno de los argumentos es la posibilidad de reducción de costes. Si bien es cierto que Zara y Bimba y Lola reducen sus costes de una manera notable, para las compañías de lujo no ha sido fácil dicha reducción. La posibilidad de disminuir la calidad de sus productos les haría perder más dinero del que se reducirían, por lo que descartaron rápidamente esta posibilidad. Y la manera que encontraron para reducir costes fue reducir la distribución. De esta manera, encontraron nuevas maneras de llegar a los clientes.

Por otro lado, estas marcas desde que nacieron se dirigieron a un público determinado. Desde el primer bolso ya dejaron ver que los productos que hacían e iban a hacer estarían dirigidos a un público con clase, de la alta sociedad y, por tanto, con una gran cantidad de dinero. Si desde el principio haces calar la idea de un gran producto y muy lujoso en la mente de los consumidores, luego será mucho más complicado quitársela. También contribuye a esto la gran expansión internacional de estas empresas. Muchas de ellas se han expandido por todos los continentes, llegando a alcanzar un gran número de ventas reduciendo los costes mediante la instalación de numerosas fábricas.

Por otro lado, el tema del precio. Como es evidente, todas estas compañías tienen un gran margen y aunque tienen unos grandes costes, el precio tiene un gran margen, de ahí que sean tan altos. También juegan con la psicología de los consumidores, pues establecen numerosos precios acabados en impar, o que se acercan a grandes sumas de dinero, pero no lo hacen por poco. Ejemplo de esto: precios a 990€ o a 1101€.

Por tanto, se puede concluir que existen numerosas razones por las que estas grandes empresas son capaces de valer tanto: la calidad, la reducción de costes, el valor de los consumidores, que encima son fieles a sus marcas. De esta manera, es fácil apreciar que estas empresas valen tanto.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: